lunes, 30 de julio de 2012

Tarta Rayo McQueen

Y otro reto más, aunque no las tenía todas conmigo, no creáis, que hasta ahora no había modelado nunca un bizcocho, y después de todo yo creo que no salió nada mal ¿no?



En este caso se trataba del cumple de Pol, al que le encanta Rayo McQueen, y que sus padres sabían que le iba a hacer muchísima ilusión una tarta con la forma del famoso personaje. Así que cogí el toro por los cuernos, y me lancé a ello. Me pidieron que fuera una tarta grande, de chocolate y mermelada de melocotón.  Su madre, inocente de ella, además de encantadora, me dijo que el relleno fuese mermelada para que me fuera más fácil, jeje no sabía que a mi me encanta complicarme. ¿Qué hice? compré melocotones en una frutería que los dueños tienen huerto y por tanto hay algunos de los productos que son de cosecha propia, en este caso los melocotones lo eran, hice la mermelada, mmmmmm ¡cómo olía toda la casa con el aroma de los melocotones!, y me lancé con la tarta, 3 bizcochos de chocolate con el molde cuadrado, sí, sí 3 bizcochos, ni uno, ni dos.

Para no tener problemas con el fondant, ya que no casa bien con la mermelada, también hice buttercream con aroma de melocotón, mmmmmmm de nuevo cómo olía la casa mientras la hacía, si es que así no se puede pensar en dietas!!! En fin, una vez los bizcochos bien fríos, me puse a hacer el montaje que tenía en la cabeza. Dos de los bizcochos enfrentados, para hacer la base del coche, y los redondeé porque Rayo es redondito por sus cuatro esquinas.

Con el tercer bizcocho hice la forma de la cabeza-habitáculo de Rayo, y el alerón trasero. Así que una vez que me gustó la forma que tenía después de consultar mil veces las imágenes que busqué en internet previamente, decidí hacer las capas de los bizcochos de la base, rellenar, cubrir, y ahora lo difícil de verdad, una vez superado el primer escollo.

Verano, fondant, y mis manos, bonito duelo del oeste, jejeje que esta vez superé bastante bien. Coloreé el fondant blanco hasta conseguir el color que me pareció más adecuado, y a trabajar la masa hasta hacerla finita, y poder cubrir el coche. Y la siguiente fase ya, la más divertida, detalles, detalles, y más detalles, es lo que más me gusta, además como ya he dicho alguna vez, no me quedo contenta hasta que de verdad me gusta a mí. Hay veces que una tarta parece terminada, pero a mi me falta la chispita, la que hace que sonría porque realmente me gusta el resultado.



Pues lo dicho que no paré hasta que sentí esa chispita. Lo cuál supuso que coloreé distintas bolitas de fondant, porque el cochecito en cuestión tiene trescientos mil detalles de diferentes colores, que si un  color naranja, que si un amarillo, que si otro amarillo más brillante, que si un gris, que si un blanco, que si un azul, bufff además para buscar esa chispa tuve que corregir las ruedas, y añadir algún detalle al final, cuando ya casi estaba terminada.

Pero la verdad es que tengo que confesar que me lo pasé genial, y creo que me salió fenomenal, al menos yo personalmente estoy muy contenta con el resultado.




Aunque lo mejor de todo ha sido que cuando hablé con la mamá de Pol al día siguiente, me comentó que la tarta les había encantado, que estaba buenísima, y que Pol ¡¡¡no quería cortarla!!! yo creo que eso es bueno ¿no?

Además me dijo algo que no sé si ella se imaginaba que iba a resultar tan emocionante para mí, no os digo más, me tuvo llorando (de alegría) un buen rato. Y es que lo que me dijo es muy, muy fuerte. Me dijo que Dios no había dejado que me pasara nada (en cierta época de mi vida que estuve muy, muy malita)  para que aprendiera a hacer estas tartas y poder hacer feliz a tanta gente, buuuffffffff Dios mío, jamás me habían dicho un cumplido más bonito, y con más sentimiento.

Mil gracias guapísima, yo pongo todo mi corazón y mi cariño en cada una de mis tartas, intento elegir los mejores productos, y siempre, siempre trato de hacerlo lo mejor posible, si tengo que aprender algo pues a ello que voy, y es que soy de las que pienso que comer es un placer, y me gusta satisfacer a mis comensales, pero de verdad que nunca imaginé que me lo expresarían así. Mil gracias de nuevo, de verdad.

Y ahora como siempre espero comentarios, ya sabéis que aunque a veces tarde, siempre contesto. ¿os gusta la pinta que tiene mi supercochazorayo?



6 comentarios:

  1. Chiquilla, qué curro, qué bonito está, no me extraña que Pol no quisiera cortarla, si está de anuncio!
    Y qué bonito cumplido, además muy cierto.
    Te quiero un montón. Artista!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias preciosa, yo también a ti. Besazos.

      Eliminar
  2. Esta preciosooooooooooooo. De mayor quiero hacer tartas como las tuyas!!!!!!!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Gracias España, todo es ponerse, jejeje. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Que preciosidad de tarta, quedarían bién contentos.Te sigo desde hoy cielo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Doris, gracias por seguirme, espero que te gusten mis tartas y demás dulces.
      Un beso.

      Eliminar